Posteado por: conformeadios | julio 12, 2011

Ciudadano Romano

CIUDADANO ROMANO

Habitante de la ciudad de Roma (Italia)  (Hech.2:10 Ro: 1:7) con la expansión del imperio, este nombre adquirió significados mas amplios.

La expresión los romanos en ocasiones hacia referencia a la autoridad imperial que gobernaba, en tanto que proceder romano se refería a los métodos de gobernación de aquella autoridad (Jn 11:48 Hechos 25:16; 28:17) Otras veces, la palabra romano aplicaba a cualquiera que tuviera ciudadanía romana, sin importar su nacionalidad o lugar de nacimiento. (Hech.16:21)

En cuanto a este último caso, una persona se podía hacer romana adquiriendo tal ciudadanía como hizo el comandante militar Claudio Lisias, o podía nacer romano lo que le otorgaba la ciudadanía desde el nacimiento. El apóstol Pablo pertenecía a este ultimo grupo,. Pues aunque era de nacionalidad judía y había nacido en la ciudad de Cilicia llamada Tarso, a cientos de kilómetros de Italia, era romano de nacimiento. (Hch.21:39; 22:3, 25-28; 23:26,27)  Ciudadanía romana

La ciudadanía romana aseguraba a la persona derechos especiales y exenciones que se reconocían y honraban por todo el imperio. Por ejemplo, era ilegal torturar o azotar a un ciudadano romano con el propósito de hacerle confesar, pues estas clases de castigo se consideraban muy innobles y adecuadas solo para aplicar a los esclavos.

En Jerusalén los soldados romanos, rescataron a Pablo de una chusma judía. Al principio Pablo no se identifico como ciudadano romano, pero cuando estaba a punto de ser azotado, le dijo a un oficial del ejercito que había allí: “Les es licito azotar a un hombre que es romano y no condenado?   Lea por favor (Hch.16:37-40)

Otra ventaja y privilegio de que disfrutaba el ciudadano romano era el derecho de apelar contra la sentencia de un gobernador provincial al emperador de Roma.

En los casos de delitos punibles con la pena capital, el ciudadano romano tenía el derecho de ser enviado a Roma para ser juzgado ante el mismo emperador. Por eso cuando Pablo defendió su caso ante Festo, dijo: “Estoy de pie delante del tribunal de Cesar, donde debo ser juzgado {…} nadie puede entregarme a los judíos a manera de favor. ¡Apelo a Cesar! (Hch.25:10-12) una ve solicitado el derecho de apelar a Roma, no era posible retractarse.

Por eso después de repasar el caso de Pablo, el rey Agripa II dijo a Festo: “Este hombre podría haber sido puesto en  libertad si no hubiera apelado a Cesar” (Hch.26:32)

La ciudadanía romana podía obtenerse de varias maneras. A veces los emperadores extendían este favor especial a ciudades o distritos enteros, o ciertos individuos, por los servicios prestados. También era posible comprar la ciudadanía directamente a cambio de una suma de dinero, siendo este el caso del comandante militar Claudio Lisias, quien le dijo a Pablo: “Yo compre estos derechos como ciudadano por una gran suma de dinero” a lo que este respondió: “Pero yo hasta naci en ellos. (Hch.22:28)

La ciudadanía romana confería muchos privilegios y protección. Después de la conquista de Macedonia en el ano 167 a.E.C. la mayor parte de los ciudadanos romanos quedaron exentos de pagar impuesto. La ley Valeria y la Ley Porcina, promulgadas y derrogadas varias veces en 509 y 195 a.E.C. protegían a los romanos de ser azotados.

La ley Valeria suministraba dicha protección cuando el ciudadano apelaba al pueblo, mientras que la Ley Porcia hizo innecesaria tal apelación.

En una fecha posterior, las apelaciones se hacían directamente al emperador. En el caso de ciertas ofensas capitales, los ciudadanos podían solicitar que los enviaran a Roma como lo hizo Pablo.

Se consideraba muy serio el que alguien violara la Ley Porcia o la Ley Valeria, como se demostró en dos ocasiones que tuvieron que ver con Pablo. (Hch.16:37 y 22:25-29)  

                                                         QUE JEHOVÁ LO BENDIGA

Anuncios

Responses

  1. esta bien pero otra ventaja de ser ciudadano romano era que no podía ser crucificado

    • Joaquin gracias por tu comentario, muy interesante. Cada dia se aprende, solo implica escuchar a las personas. Te animo que sigas teniendo ese interes por la palabra de Dios.

      Que Jehova te bendiga


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: