Posteado por: conformeadios | septiembre 15, 2015

Como anda tu Fe?

Fortaleza-FéUna fe solida!

Este pasado Domingo, el estudio que trato la congregación donde me congrego, fue acerca de la tribulación por la que pasaron los judíos en el siglo primero cuando los soldados romanos al mando del General Cestio Galo sitiaron Jerusalén haciendo padecer hambre al pueblo judío al grado que hay un registro de una mujer que hasta se comió a su propio hijo y otras calamidades más que sufrió el pueblo judío.

Cuando se retiro milagrosamente este General, los judíos haciendo caso al mandato de Jesús que se encuentra registrado en el evangelio de Lucas 21:20, 21, abandonaron Jerusalén y huyeron a las montanas. Algunos no lo hicieron y sufrieron las consecuencias cuando regresaron las tropas romanas esta vez al mando del emperador Tito, quien destruyo por completo el templo de Jehová y mato un millón cien mil judíos y los corrió de Roma y disperso por todo el mundo.

Enseguida se paso a tratar el tema de la gran tribulación  cercana que le espera el mundo antes de la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Resulta que di el siguiente comentario:  “En vista de los sucesos anteriores y los que se avecinan, sería bueno preguntarnos si nuestra fe nos salvara?”Si la fe que tenemos es la que resulta en conservar viva el alma? motivo por lo que el pastor se enojo ya que para el  estar asistir a una iglesia y escuchar  la palabra de Dios significa tener una fe firme, lo cual para mi es una gran mentira y permítame decirle en lo que me baso para hacer dicha afirmación.

Si analizamos  la vida de los hombres de fe, de los de cuales habla el capítulo 11 de Hebreos,  nos daremos cuenta primeramente de las circunstancias en las que se hallaron y las pruebas tan difíciles por las que pasaron para probar que realmente tenían una fe firme en Jehová su Dios.

Citemos del profeta Daniel y sus  tres compañeros que fueron llevados cautivos a Babilonia en el primer sitio que puso Nabucodonosor a Jerusalén como un ejemplo: Daniel, oraba constantemente a Dios, era un hombre honrado, motivo por el que lo nombraron  alto funcionario sobre 120 Sátrapas que debían rendirle informe sobre las actividades comerciales del imperio medo persa  y quienes hicieron un complot para asesinarlo instigando al rey medo persa Darío, para que lo echara al foso de los leones.

Anteriormente, Daniel estuvo en peligro de ser desmembrado por el rey Nabucodonosor cuando intransigentemente emitió la orden de que si no le adivinaban lo que soñó y le interpretaban el sueno seria muerto junto con el resto de adivinos, sortílegos, hechiceros  y practicantes de magia de aquel imperio. Daniel 2:1-5

Daniel fue un hombre deseable a los ojos de Jehová como se lo hizo saber el ángel que le dio la profecía acerca de lo que acontecería en la parte final de los días y que está muy asociada con la profecía que se encuentra en el libro de Revelación (Apocalipsis). Daniel 9:21-23

Qué decir de los otros tres compañeros de Daniel, Ananías, Azarías y Mizael  quienes se negaron a adorar la imagen de oro que el rey Nabucodonosor hizo sabiendo que serian arrojados a un horno de fuego por no rendirle adoración a este ídolo. Lea por favor todo el capítulo 3 del libro de Daniel.

Qué decir de Abel, del profeta Jeremías, Elías, Isaías, y muchos otros hombres de quienes dice la Biblia que en situaciones verdaderamente terribles y difíciles probaron que realmente tenían fe en Dios y en sus promesas.

Lo que yo quiero preguntarle a toda persona que dice que tiene fe en Dios es lo siguiente: Ha estado su vida en peligro por sostener su fe en Jehová Dios y su hijo Jesucristo? Ha padecido hambre realmente por profesar su fe en Dios? ha sido usted sometido a tortura para que niegue su  fe en Dios? En que situación realmente difícil se ha encontrado usted en la que su vida corra peligro a causa de su fe?

Es cierto que ir a escuchar la palabra de Dios porque cree en el es muy bueno, pero en realidad escuchar la palabra de Dios es para hacer más firmes en nosotros la fe en sus promesas como dice Hebreos 11:1 “Fe es la expectativa segura de las cosas que se esperan, la demostración evidente de realidades aunque no se contemplen Vamos a necesitar tener esta clase de fe que menciona el apóstol Pablo en Hebreos capitulo 11 para poder enfrentar el día de la gran tribulación.

Usted se pone sus mejores galas para ir a la iglesia, convive tranquilamente con sus hermanos, después de la reunión cristiana se va con su familia o con algunos de sus hermanos en la fe a comer a un restaurante y todo esto tranquilamente sin que alguna amenaza se cierna sobre su cabeza por estar profesando su fe. Y todo esto está bien, es excelente que disfrute de todas esta cosas pero eso no significa que usted tiene una fe fuerte.

El día de la gran tribulación que menciono el Señor Jesucristo y que se encuentra registrada en Mateo 24:21 es lo que va probar si realmente tenemos una fe fuerte por la cual estemos dispuestos a morir como lo estuvo nuestro Señor Jesucristo y varios de sus leales seguidores a través de los siglos.

El día de la gran tribulación no piense que Satanás lo va a agarrar a besos o lo va a tratar amablemente, o que lo llevara con sus hermanos espirituales a un restaurante o  le permitirá reunirse con sus hermanos o familia tranquilamente, más bien lo va a tratar de una manera despiadada y cruel para quebrantar su fe en Dios

El ir a la iglesia es un entrenamiento para fortalecer nuestra fe si realmente escuchamos y ponemos por obra los mandamientos de Dios, si no todos al menos los que  humanamente podamos  poner en práctica, ya que Jehová no exige más de lo que tengamos la capacidad como seres humanos de llevar a cabo.

Debemos de ser como un soldado quien se entrena antes de ir a una batalla contra el enemigo y ponernos la armadura que proviene de Dios para poder salir victoriosos en la batalla por la fe que estamos librando contra Satanás el Diablo y sus demonios, porque la fe es una de las cosas en las que está más interesado Satanás que perdamos o lograr que nunca la tengamos. Efesios 6:13-17

A causa de esta fe nuestro Señor Jesucristo les hizo el siguiente comentario a los 70 discípulos que envió a predicar las buenas nuevas del Reino de Dios con tan buenos resultados: “Contemplaba yo a Satanás ya caído como un relámpago del cielo”  Si, la fe suya y mía es el arma que ejecutara a Satanás y más importante aún, para que usted y yo podamos vivir eternamente en ese nuevo mundo que promete Jehová Dios a los que lo aman y son obedientes a sus mandamientos. Lucas 10:19

Jehová hizo un inmenso sacrificio para que usted y yo pusiéramos fe en el sacrificio de su divino Hijo y así poder obtener la salvación y reconciliarnos con él. Es cierto que no es fácil tener fe y menos aun cuando estamos pasando por situaciones difíciles y que no encontramos la salida, pero también dice la palabra de Dios que sin fe es imposible agradarle a él. Hebreos 11:6 y no es de extrañar ya que somos seres humanos imperfectos y a diario estamos fallándole a Dios. Aun a los discípulos de Cristo les llego a faltar fe, motivo por el cual le pidieron que les ayudara a tenerla. Lucas 17:5

Necesitamos cultivar la fe y confianza en Jehová Dios para poder tener una fe firme y llevar a cabo sus mandamientos. No basta con aceptar que Dios existe. Además, la fe no es posesión de todos desafortunadamente como le dijo el apóstol Pablo a los cristianos de Tesalónica2 Tesalonicenses 3:1

Moisés a la edad de 40 anos tuvo fe en que Jehová le ayudaría a librar a la nación de Israel de la esclavitud en Egipto. Daniel que los judíos cautivos en Babilonia serian liberados después que se cumplieran los setenta años recordando las palabra que Jehová había hablado mediante su profeta Jeremías, a saber, que estarían cautivos debido a su desobediencia ese lapso de tiempo. Elías tuvo fe en que Jehová lo escucharía cuando pidió que lloviera después de tres anos de sequia, y  muchos otros más que hicieron grandes hazañas debido a su fe ya perfeccionada.

Hubo también otros personajes que no tuvieron fe o que permitieron que la duda minara su fe como Esaú que vendió su primogenitura por un plato de lentejas, o como el apóstol Pedro que titubeo en su fe cuando el Señor Jesucristo le dijo que caminara a su encuentro sobre el agua. La pregunta es: “A cuál de estos dos grupos se asemeja nuestra fe? Realmente lo sabremos hasta el día de la gran tribulación.

Mientras llega ese día y si es que nos toca vivir esa horrenda experiencia, seria digno de consideración meditar en lo que estamos haciendo para fortalecer y perfeccionar  nuestra fe al grado que está este firme para enfrentar los terribles ataques que nos lanzara Satanás el Diablo para alejarnos de nuestro amoroso Padre celestial Jehová Dios y de su divino Hijo nuestro Señor Jesucristo.

Que Jehová lo bendiga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: